Café vs té | BLOG DE TEA SHOP

Café y te

¿Por qué mi médico me recomienda té en lugar de café? ¿es lo mismo café y te? ¿qué diferencia hay entre teína vs cafeína? ¿me va a despertar igual?

Estas son las primeras preguntas que nos hacemos cada vez que nos decidimos a “cambiarnos” del café al té, y aunque parecen básicas y sencillas ¡su respuesta no se encuentra fácilmente!


Diferencias café y té. Teina vs Cafeina

Comencemos por lo esencial ¿es lo mismo té que café? ¿el te verde tiene cafeina? ¿En general, el te tiene cafeina?

Café y té son dos sustancias diferentes. El café, procedente de las tierras altas de Etiopía y cultivada mayoritariamente en países tropicales/subtropicales (como Brasil), se crea gracias a los cafetos (arbustos del género Coffea). En cambio, el té viene de la planta Camelia Sinensis, sur de China, y de su hermana la Camelia Assamica (Assam, India).

Si bien no son la misma planta, el estimulador que nos despierta y da energía cuando lo ingerimos sí es el mismo. Es decir, la cafeína y la teína son la misma molécula, pero metabolizada en el organismo de manera diferente. Por tanto, sí, el te contiene cafeina.

Las principales diferencias de esta absorción (teina vs cafeina) son:

- El té va al intestino delgado. De consecuencia esta ingesta tiene mayor recorrido y la absorción es mejor, más lenta.

- El café va directamente al estómago. Así pues, el recorrido es más corto y la absorción de la molécula es menor.



¿Entonces por qué me afecta más el café? Te vs Cafe

En primer lugar, porque el café tiene más cantidad de cafeína que el té teína, pero también es cierto que, al absorberse por órganos diferentes, afecta a nuestro cuerpo de forma diversa.


¿Cómo estimula el café?

El café produce una estimulación inmediata, en forma de pico. Sube y baja rápidamente, y mantiene la duración del estímulo durante cuatro horas.

El café afecta a nuestro sistema en forma de aumento del nerviosismo, de la ansiedad y de la frecuencia cardíaca. Síntomas todos ellos menos acusados cuando lo que se bebe es té.


¿Cómo estimula el té?

El té, al contrario que el café, tiene una estimulación en forma ascendente, paulatina. Una estimulación constante, no en pico, con una duración dependiente del tipo de té. En particular, de los tés infusionables, el te negro tiene cafeina en la mayor proporción de todos, donde el té negro puro (Assam) tiene una duración igual al café, cuatro horas.

Matcha: Si bien el Matcha es un tipo de té, su proceso de creación es diverso al resto, y su mayor diferencia es que el té se tritura en lugar de infusionar la hoja. Esto implica que a la hora de tomarlo, se ingiere más cantidad de cafeína, siendo por tanto el té con más cafeina.

Al igual que el resto del té, y a diferencia del café, la teína en el Matcha se libera gradualmente, pero con una duración aún mayor al té infusionado, seis horas. ¡Y no sólo eso! Además de aportar una mayor vitalidad y concentración a largo plazo, elimina el nerviosismo asociado al café.




¡Pero a mí me gusta el café!

El té no sabe a nada... ¡cuántas veces habremos escuchado esta frase! Pero ¿estás seguro? En un país tan cafetero como el nuestro la buena preparación del té es un gran desconocido. Lo primero que debemos de saber es qué tipos hay, cómo se toma y sobre todo, por qué es importante el tiempo y la temperatura de infusión.

Si bien cada mezcla de té tiene una temperatura de infusión única, una inmensa cantidad de gente desconoce que es muy importante controlar el tiempo y temperatura de infusión. Controlar estas variables, al contrario de lo que pueda parecer, no es ninguna nimiedad ya que, si nos pasamos de tiempo o temperatura, el té soltará más taninos, que acabarán agriando el té (en particular se debe tener cuidado con el té verde, el te verde tiene cafeina y es muy sensible al efecto de los taninos ¡mucho cuidado con su tiempo de infusión!).

A grandes rasgos se puede englobar que, para disfrutar de todo su sabor y beneficios, los tés se deben de tomar:




Cantidad de teina vs cafeina

Además del sabor, el color del té que tomemos también influye en la cantidad de teína que ingerimos. Si hablamos en función de la cafeína que poseen, se estima su porcentaje (teina vs cafeina) en mg/taza ingerida en:



Té de café

En sus versiones “puras” los sabores del té y el café no se parecen, pero siempre se puede encontrar alguna opción similar en el mercado. Por ejemplo, en Tea Shop tenemos el Pu Erh Slim Puccino, te de café, que con sus notas y aroma a café nos recuerda a éste, pero con todas las propiedades del té negro y el té rojo que lo componen. Además también existe la versión Matcha, como el Matcha Latte espresso ¡té verde matcha con aroma de café!


¿Y qué más diferencias se encuentran entre té y café?

Si bien existen multitud de diferencias entre té y café, demasiadas para resumirlas en una entrada de blog, queremos nombraros las más importantes ¡para poder decidir qué deseáis tomar en cada momento!

Resistencia física: El té aumenta la resistencia física, lo que no sucede con el café, puesto que muestra efectos positivos sobre la musculatura.

AntioxidantesAmbas sustancias contienen gran cantidad de antioxidantes.

Reducción de riesgo en algunas enfermedades: Tanto el té como el café se asocian con mejoras en la prevención del cáncer o la diabetes (entre otras enfermedades), mientras que el café parece reducir el riesgo de Parkinson o Alzheimer (en los hombres especialmente), y el té mejorar los problemas antiinflamatorios y el “dolor de estómago” que a veces aparece tras la ingesta del café, disminuye significativamente.


Y si mi médico me ha recetado dejar la cafeína ¿te descafeinado, te sin cafeina?

En ese caso, desgraciadamente ni el café ni el té puro son para ti. Podrás dejar paulatinamente la ingesta de cafeína bajando en nivel de teína que bebes, cambiando poco a poco a tés con menor cantidad de teína/taza, y acabar en rooibos infusiones, que no llevan teína/cafeína. Inclusive podrías disfrutar de todo el el sabor del té negro con algún te descafeinado (con porcentajes mínimos de cafeína), como el Ceylon Decaf o Canela Decaf .

Los rooibos, aunque muchas veces sean llamados té de rooibos no poseen nada de cafeína (no son te sin cafeina) pues provienen de la planta Aspalathus Linearis (Sudáfrica), que nada tiene que ver con la Camelia Sinensis. En cambio, son isotónicos y van genial para recuperar los minerales que perdemos tras hacer ejercicios.

Cuando hablamos de infusiones nos referimos a todas aquellas tisanas sin té en sus mezclas. Esto es, manzanilla, tila, valeriana, cúrcuma, cola de caballo, kombucha, etc. Las infusiones nos aportarán diferentes beneficios en función de lo que contengan, pero como regla general sabemos que las podremos tomar a cualquier hora del día, ya que no poseen teína, nos hidratan, pues están compuestas mayoritariamente por agua, y nos sacian el deseo de tomar bebidas azucaradas.

Otra de las bebidas healthy que están de moda, son todo el “Mundo Latte”, tisanas sin infusionar que están deliciosas con un poco de leche vegetal, y al igual que nuestras infusiones, aportan muchos nutrientes y beneficios a nuestro cuerpo. Por ejemplo, nuestro Cúrcuma Latte Jengibre aporta todas las propiedades asociadas a estas dos especias, es idóneo para merendar o tomarlo antes de acostarte (pues “llena el estómago”), y además apenas aporta calorías . Otro buen ejemplo de estos latte sin teína es el Organic Pink Latte , con base de remolacha y frutos rojos, que no sólo es la última moda en Europa, sino que ¡está para chuparse los dedos!

Si eres de los que decide dejar la teína y pasarse a los Latte 0-cafeíne , haznos caso y pruébalos con espumita de leche vegetal (como la del capuccino, pero con leche de soja, coco, almendras o avena!) ¡verás qué diferencia!

Compartir
Comentarios del post
Nuevo comentario