Año 1657

Año 1657

Año 1657

El café Garraway, del empresario Thomas Garraway, se convierte en el primer establecimiento público occidental en el que se sirve té. Tomas Garraway puso fuera de su local un cartel con la lista de los efectos positivos de la nueva y exótica bebida: “activa el cuerpo, alivia los dolores de cabeza y la pesadez, depura los riñones y es beneficioso para los cálculos, facilita la respiración, protege de los sueños pesados, alerta el cerebro y refuerza la memoria”. Con el tiempo el té se habría de convertir no sólo en una bebida absolutamente indispensable sino también en una parte vital de la cultura y de la vida en todas las dependencias del Imperio Británico.