Año 800

Año 800

Año 800

Se llevan las primeras semillas al imperio del Sol Naciente. Para los japoneses el té es algo más que una bebida. 

Desarrollan una ceremonia especial para tomar té cuyo objetivo es ayudar al espíritu a encontrar la paz. Esta práctica ha atravesado siglos y fronteras. En esta época los monjes mendicantes budistas lo llevaron escondido en sus túnicas, robándolo de las plantaciones Chinas. Los emperadores japoneses pronto tuvieron el monopolio. 

Sus plantaciones fueron protegidas por grandes murallas, y cuando se realizaba la cosecha se practicaba con las manos cubiertas por guantes de gran finura. De ser la bebida de la familia imperial y de la aristocracia pasó a ser la bebida nacional. 

La ceremonia completa del té duraba aproximadamente tres horas y se practica todavía hoy en día pero habitualmente en formato simplificado.